Todos los automóviles cuentan con un sistema de energía eléctrica que, entre otras funciones, tiene la responsabilidad de encender el vehículo, computadora, luces, audio, aire acondicionado y más.

La importancia del sistema eléctrico es mucha ya que participa en prácticamente todos los ámbitos del auto, de ahí que requiera un servicio de prevención y diagnóstico ante cualquier falla, por mínima que ésta sea.

En caso de que las partes que forman parte del sistema eléctrico no seas revisadas por un técnico especialista, el auto sufrirá averías más graves. Aquí te enlistamos algunos de los problemas más comunes que puede registrar el vehículo.

El problema más común pero que suele ser sencillo de solucionar es cuando los focos se funden o queman. Es necesario reemplazarlos y listo, pero esto es una llamada de atención para revisar las conexiones y líneas.

Enseguida tenemos los problemas en la batería, que puede no funcionar o generar un sonido raro al girar la llave. También es común que se apague el auto, problema que también recae en la batería. Cuando esto suceda es necesario que la carguen o, en su defecto, comprar una nueva. Las baterías de autos eléctricos del año suelen estar entre los 2,000 y 3,000 pesos.

Como tercer punto tenemos las fallas en el alternador, una pieza del sistema eléctrico y cuyo problema se origina principalmente porque su vida útil terminó, y que es alrededor de 5 años.

Finalmente tenemos los problemas o error en cristales y panorámicos. Muchas veces no abren bien, o abre y se cierran o puede ser que ya no cierren, que es lo peor. Esta falla, más que eléctrica, se debe a la falta de mantenimiento de las piezas que conforman el mecanismo de ventanas y panorámicos, pero que terminan afectando al sistema eléctrico.

Por eso es necesario que tu auto recibe mantenimiento completo de todas sus partes y que, ante cualquier problema, acudas con un especialista para su revisión y compostura.


Fuente: todoautos.com.pe